Guía de viajes Tours de montañismo

Montañismo

Compartir
Edmund Hillary, el primero en escalar el monte Everest, dijo: “No conquistamos las montañas, sino a nosotros mismos.” Cada montaña y cada cima son únicas y así lo son también los retos que estas nos deparan. Montañismo clásico, vías ferratas, escalada alpina y montañismo de altura son las modalidades que hacen parte del Montañismo. Descubrir la montaña practicando estas actividades, requiere tomar medidas de seguridad y utilizar equipos especiales.
Responsable de este contenido
Redacción de Outdooractive


Destacados

Todas las regiones

¿Por qué las personas escalan montañas?

Las razones que motivan a las personas a practicar montañismo son tan diversas como las personas mismas. Puede ser la majestuosa belleza salvaje de la montaña, el reto personal o deportivo, la curiosidad, la aventura o la adrenalina, lo que mueve al ser humano a conquistar las cumbres más altas. Para ello, está dispuesto a realizar un gran esfuerzo, exponiéndose a ciertos riesgos. Lo que recibe a cambio, no se puede medir en cifras. 

 

Lionel Terray, un gran alpinista francés escribió uno de los libros de montaña más conocidos a nivel mundial, que lleva el título "Conquistadores de lo inútil". Esta podría ser una buena definición de lo que es montañismo. George Mallory, otro gran escalador de principios del siglo pasado, dio una respuesta muy simple pero apropiada a la pregunta de por qué escalar montañas: “Porque están ahí”.

La historia del montañismo

La atracción que sienten las personas por las montañas es tan antigua como la misma humanidad. Las montañas siempre han influenciado la vida de los humanos. En la historia, han tenido un carácter militar y en especial, religioso y místico. Han sido temidas y adoradas a la vez.

 

Existen milenarios vestigios de actividades humanas en lo alto de las montañas. Los más antiguos, provienen del hombre de Similaun, que vivió hace más de 5.000 años y fue encontrado en un glaciar fronterizo en el Tirol a 3.200 metros de altitud. Entre 218 y 216 A.C, el líder cartaginés Aníbal cruza los Pirineos y los Alpes con el fin de atacar al imperio Romano. Incluso a casi 6.000 metros sobre el nivel del mar, en lo alto de los volcanes andinos, hay hallazgos de antiguas ceremonias religiosas.

 

Con el paso del tiempo, el montañismo ha evolucionado y los motivos más reconocidos, aceptados o incluso admirados por la población, para ascender a cimas también han ido cambiando.

 

Hoy, son tres ascensiones en especial que se consideran como el nacimiento del montañismo:

  • En 1336, el poeta italiano Francesco Petrarca escaló hasta la cumbre del Mont Ventoux, ubicado en La Provenza, a 1912 metros de altura.
  • En 1358, el romano Bonifacio Rotario d'Asti logró ascender a la cima del Rocciamelone, a 3.538 metros de altura, en Piamonte, Italia.
  • En 1492, Carlos VIII ordenó a una tropa que escalara por primera vez el Mont Aiguille, ubicado en los Alpes franceses a una altura de 2085 metros.
El llamado de la montaña
El llamado de la montaña
Foto: Redacción de Outdooractive

Montañistas de renombre

Los primeros en conquistar la cima de una montaña con seguridad son inmortalizados en los libros de historia. Para que una primera ascensión resulte exitosa, debe ser planificada y documentada minuciosamente.  A menudo lleva años preparar el ascenso a una montaña desconocida y explorar la zona que la rodea a fondo.

 

  • Jacques Balmat era un alpinista de Saboya. En 1786, junto con Michel-Gabriel Paccard, fue el primero en alcanzar la cima de la montaña más alta de los Alpes: el Mont Blanc, de 4.810 metros de altura.
  • Edward Whymper fue el primer hombre en escalar el Matterhorn en 1865.
  • En 1909 Luigi di Savoia dirigió una expedición italiana en el Himalaya hacia el K2 y luego hacia el Chogolisa de 7668 metros de altura. El primer ascenso exitoso del K2 fue realizado por un grupo de expedicionarios italianos de las cercanías de Achille Compagnoni y Lino Lacedelli.
  • En julio de 1938 los alpinistas Heinrich Harrer, Fritz Kasparek, Ludwig Vörg y Anderl Heckmeier escalaron la Cara Norte del Eiger. Harrer fue también el primero en escalar el Monte Jaya, de 4884 metros de altura, que es la montaña más alta de Oceanía. Él, además es el autor del libro "Siete años en el Tíbet".
  • El 29 de mayo de 1953, el neozelandés Edmund Hillary y su compañero Tensing Norgay alcanzan la cima del Monte Everest, la montaña más alta del mundo.
  • El italiano Reinhold Messner logró conquistar todos los ochomil y ha logrado más de 100 primeras ascensiones. Todas, sin máscara de oxígeno. Junto con Hans Kammerlander logró escalar dos ochomiles en solo un año (1984).
  • Juinko Tabei de Japón es la primera mujer en escalar el Monte Everest en 1975. También es la primera alpinista que conquista las Siete Cumbres.
Edmund Hillary y Tenzing Norgay
Edmund Hillary y Tenzing Norgay
Los primeros montañistas en ascender al Monte Everest Foto: By Jamling Tenzin, CC BY-SA, via Wikimedia Commons

Los riesgos del montañismo

Es importante recordar que practicar montañismo alberga diferentes riesgos que no deben subestimarse, especialmente en alta montaña. Los peligros se pueden clasificar en dos grupos:

 

1. Peligro subjetivo

 

El montañista es responsable de sus propias acciones. Los peligros subjetivos incluyen: Falta de forma física, falta de técnica de escalada, lectura incorrecta de mapas, sobreestimación de las propias habilidades, alimentación inadecuada, miedo a las alturas, falta de experiencia, evaluación incorrecta de la dificultad y del clima, dinámica de grupo deficiente.

 

2. Peligro objetivo

 

Estos riesgos no pueden ser influenciados por el atleta: nevadas, frío, lluvia, radiación solar, caídas de rocas, flujos de escombros, avalanchas, tormentas, grietas.

¿Qué equipo se necesita para hacer montañismo?

Equipamiento para montañistas
Equipamiento para montañistas
Foto: Redacción de Outdooractive

Para subir montañas, no siempre necesitas llevar mucho equipo, pero dependiendo del tipo de actividad que vayas a realizar, el equipo no solo aumenta tu seguridad, sino también la diversión. Lo importante es recordar, que lo más valioso que puedes llevar a la montaña es una buena preparación del tour y la experiencia. 

En Outdooractive distinguimos entre las siguientes disciplinas de montañismo: via ferrata, tour de montañismo, montañismo de altura y escalada alpina.

Para realizar un tour de via ferrata, no necesitas llevar mucho más que un kit de via ferrata y un casco. Para practicar montañismo clásico en ocasiones no necesitas más que un buen par de Botas de montaña. Para realizar un tour de escalada alpina necesitarás un equipamiento más específico. Puedes encontrar más detalles en las respectivas páginas de información de Outdooractive:

Entrenamiento para montañistas

Entrenamiento para montañistas
Entrenamiento para montañistas
Foto: Redacción de Outdooractive

Si quieres escalar o ascender a una montaña, no debes hacerlo sin preparación. Una de las razones, es que la presión atmosférica va disminuyendo con la altura. Por esto, a partir de los 3000 metros de altura, el corazón y los pulmones necesitan más energía para compensar la presión atmosférica más baja y poder suministrar el cuerpo con la misma cantidad de oxígeno.

 

Para realizar un tour de montañismo de altura debemos acostumbrar al cuerpo a entrenar en terrenos cada vez más altos.

 

La mayoría de personas piensan que el desafío de un tour de montaña está solo en el ascenso. Es cierto que por lo general la subida requiere mucha fuerza, resistencia, movilidad y concentración. Y por este motivo, no es menos importante guardar suficientes reservas para el descenso. Una buena condición física es indispensable a la hora de practicar montañismo.

 

Los principiantes deben entrenar regularmente, pero sin excederse. Se recomienda realizar un entrenamiento de resistencia al menos dos veces por semana, de 45 a 60 minutos.

 

Los principiantes tampoco deben sobrepasar el 60% de su frecuencia cardiaca máxima. Los más experimentados pueden ir hasta un 80%.

 

Si estás planeando una excursión larga y extenuante de varios días, debes empezar a entrenar regularmente tres meses antes del comienzo del tour.